lunes, 23 de marzo de 2015

Primavera


Hoy la cosa va de metáforas, así que pensemos de forma alegórica para entender el post.

Así como el jardinero prepara el terreno con cuidado y esmero, abona, planta las semillas, poda cuando es necesario y espera recoger los frutos, así espero yo a mis hungaritos.

El fin de semana pasado me tocó ponerme manos a la obra y preparar el jardín con la llegada de la primavera. Quitar hierbas, podas de última hora, remover la tierra...Una explosión de color estallaba en los tallos de los de los árboles: el almendro, el albaricoque y el paraguayo han comenzado a sacar sus flores. Pronto les tocará el turno al manzano, los perales y el cerezo, que empiezan a despuntar.

La adopción es como un árbol, tiene sus ramas que son las familias, y a medida que transcurre el tiempo, llegado el momento tiene sus primeros frutos, esos primeros tallos, las nuevas yemas, las primeras flores. A veces hay parones, problemas y decepciones, al igual que el árbol tiene sus podas, sus ramas secas, sus plagas... Pero con cariño, y cuidados se recuperan.


Los frutos están por llegar. Y este año creo que serán los mejores que pueda llegar a tener. 

Os espero con tanto cariño y amor... Prometo cuidaros siempre.... Os quiero mucho ¡mis hungaritos!

2 comentarios:

  1. Se me han puesto los pelos de punta... les espera tanto amor a esos hungaritos en vuestra casa que es imposible no emocionarse con tus palabras. Sin duda serán unos niños muy afortunados, y vosotros también por tenerlos a ellos. No dudes que pronto se hará realidad vuestro sueño.

    ResponderEliminar
  2. Eso espero. Cruzo los dedos todos los días pensando... ¿será hoy? Sea cuando sea iremos a recibirlos con los brazos bien abiertos.

    ResponderEliminar