domingo, 4 de agosto de 2013

Inventos e Inventores HÚNGAROS


Si preguntamos a alguien por inventores o personalidades importantes húngaras probablemente se queden con cara de asombro. En este pequeño artículo os mostraré cómo algunos de los más comunes objetos que utilizamos a diario o que rodean nuestras vidas han sido creados por húngaros.

¿Sabíais que los Premios Pulitzer tienen su origen en Hungría? Joseph Pulitzer fue un emigrante húngaro (Makó) que tras ver frustrada su carrera militar emigró a EEUU en 1864. En su testamento donó una enorme cantidad de dinero para la creación de los premios Pulitzer. En un principio eran 13 premios y a lo largo del tiempo se han convertido en 21. Abarcan diferentes facetas: periodismo, literatura, música, ciencia, tecnología... y están considerados como la más alta distinción para las obras publicadas en los EEUU en lengua inglesa. Se entregan cada año durante el mes de abril

¿Habéis tomado nota? Pues hacerlo con un bolígrafo, ya que precisamente László Bíró fue el creador de este común objeto que prácticamente utilizamos todos a diario. Compaginando su carrera como periodista realizó otros inventos: una máquina de lavar (precedente de la lavadora), una caja de cambios (patente adquirida por General Motors), un termómetro clínico, un dispositivo para obtener energía de las olas del mar...
Los hermanos Wright han sido desde siempre los personajes más vinculados a la historia de la aviación con su primer vuelo aéreo en 1903. Pero este gran invento tuvo numerosas aportaciones. Este es el caso del húngaro Oszkár Asbóth, que investigo en la creación de hélices especiales para tan singular invento. En 1915 comenzó creando hélices de madera y posteriormente viendo su eficacia las transformó en metal y varió sus dimensiones. De ahí que sus hélices se utilizaran tanto para aviones como para barcos.
Pero si por algo es realmente conocido Oszkár Asbóth, es por su aportación a los helicópteros. Sin duda alguna, sin sus hélices especiales para los helicópteros este invento nunca hubiera funcionado.
Otro de los grandes personajes húngaros es Edward Teller. Nacido en Budapest consiguió el sobrenombre de "el padre de la Bomba H" ya que fue uno de los creadores de la bomba de hidrógeno. Su figura pública fue siempre controvertida. Recibió importantes honores pero por otro lado fue criticado por muchos.
La fusión nuclear dio paso a la creación de una nueva fuente de energía (barata, se podía crear en grandes cantidades, pero también implicaba grandes infraestructuras), y por otro lado se creó la enemistad de aquellos que vieron que su invento podía provocar elevado número de víctimas si su aplicación se destinaba a la creación de bombas. Todos recordamos las bombas lanzadas en la Segunda Guerra Mundial (Hirosima y Nagashaki) que dejaron más de 250.000 muertos, miles de heridos, y sus consecuencias en la población se prolongaron durante décadas.
Antes de continuar con más inventos e inventores me gustaría deciros que la mayoría de estos inventores crearon sus inventos en EEUU, tuvieron que emigrar debido bien a sus ideales, bien a su nacionalidad y las persecuciones a las que fueron sometidos durante el periodo de entreguerras por la política nazi. Es por ello que aunque la mayoría nacieron en Budapest acabaron viviendo al otro lado del Atlántico. Vista esta consideración continúo con el tema de este apartado...

La vitamina C es fruto de las investigaciones de Albert Szentgyörgyi. Bioquímico húngaro. Cursó estudios de medicina en Budapest y Cambridge y se doctoró con un trabajo sobre las vitaminas dirigido por Hopkins. Trabajó como profesor en las universidades de Presburgo, Praga, Berlín, Hamburgo, Leiden y Groninga. Por el descubrimiento de la vitamina C y por sus trabajos sobre los procesos de combustión de los nutrientes en el interior de las células, recibió el premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1937.
Su contribución ha hecho que se reduzcan considerablemente las tasas de mortalidad y de enfermedades crónicas. La vitamina C ayuda al desarrollo de dientes, encías, huesos, cartílagos, la absorción del hierro, crecimiento y reparación de tejidos (las células necesitan esta vitamina para unirse), producción de colágeno, metabolización de grasas, cicatrización de heridas, etc.


¿Quién no ha jugado alguna vez con el cubo mágico de Rubik? Este Húngaro nacido en Budapest fue escultor, arquitecto y diseñador de la Escuela de Artes Comerciales de Budapest. Aunque su invento más conocido es el cubo de Rubik también es famoso por el Rubiks clock (del cual no fue inventor, sólo se convirtió en el propietario de la patente al comprarla).
El Cubo de Rubik es un rompecabezas mecánico inventado en 1974. En sus orígenes se crearon cuatro versiones distintas: una de 2×2×2 (denominado "Cubo de Bolsillo"); la estándar, de 3×3×3; el de 4×4×4 (también llamado "La venganza de Rubick"), y otra de 5×5×5 (conocido como "El cubo del profesor", que es la versión más extendida y comercializada). Hoy día también se han desarrollado otras versiones de 6x6x6 y 7x7x7. Desde el año 2010 están comercializados también los cubos de 9x9x9 y 11x11x11.
Su inventor lo bautizó originalmente como el Cubo Mágico. Fue en mayo de 1980, año de su comercialización a nivel mundial, cuando se le rebautizó como Cubo de Rubik. Se ha dicho de él que es el juguete mejor vendido del mundo entero, con alrededor de 300 millones de cubos de Rubik vendidos. ¡¡¡Casi nada!!!
Otro invento húngaro son los fósforos o cerillas (su nombre más conocido. Realmente la invención de las cerillas se debe a la contribución de numerosos personajes y de diferentes nacionalidades: el británico John Walker, el químico francés Charles Sauria, y por su puesto los húngaros János Irinyi e Istán Rómer.
John Walker en 1827, buscaba un explosivo para las pistolas. Al remover una mezcla de productos químicos provocó un leve deflagración. Así fue inventada la cerilla de fricción. Charles Sauria añadió fósforo blanco para quitar el mal olor. En 1836, el estudiante de química húngaro János Irinyi, sustituyó el clorato de potasio por dióxido de plomo. Las cerillas así fabricadas ardían uniformemente; se las llamó cerillas silentes. Irinyi vendió su descubrimiento a István Rómer, húngaro radicado en Viena, quien se hizo rico con la fabricación de estas nuevas cerillas.


Otro de nuestros inventores húngaros fue el  húngaro Dénes Gábor. Físico y ganador del Premio Nobel de Física. Fue conocido por ser el inventor del holograma. Su labor como investigador también fue inestimable en los trabajos científicos sobre la óptica física o la televisión en color.
La lista es larguísima. Un gran número de premios Nobel, toda una serie de inventos y descubrimientos, desde creaciones que hicieron época hasta obras que embellecieron e hicieron más amena nuestra vida. Son el trabajo de un pueblo que vive en el corazón de Europa, en la cuenca de los Cárpatos, de una nación, cuya historia da pruebas de la continua renovación, al tiempo que conservan sus tradiciones.

7 comentarios:

  1. Me ha encantado este paseo por los inventos de los húngaros

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. La verdad es que a mí también me ha gustado mucho confeccionarlo. Es curioso a la par que instructivo. Pues aún quedan muchísimas cosas por saber de Hungría. Poco a poco iré comentando.

    ResponderEliminar
  3. Me siento orgulloso de ser hungaro.Norbert

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que si , acabo de llegar de Budapest me ha encantado la ciudad , me he sentido segura y comoda y la guia nos ha hablado de los inventos de los hungaros , no tenia ni idea ...seguire leyendo acerca de Hungria . Un saludo Robert .

      Eliminar
  4. Es para estarlo. Gracias por leerme y participar.

    ResponderEliminar
  5. Muy buena entrada! En la época del Imperio austrohúngaro este país hizo grandísimas cosas que poca gente sabe, era toda una potencia a nivel mundial. Una lástima que llegase la guerra. Un saludo y felicidades por el blog!

    ResponderEliminar