martes, 28 de abril de 2015

El deporte y los niños

Hace tiempo escribí sobre la realización de actividades deportivas con nuestros hijos. Hoy retomo el tema añadiendo más información, que espero que sea de vuestro interés.
El deporte no sólo es una actividad con la que podemos compartir el tiempo con nuestros hijos y fortalecer los lazos de unión con ellos. Es una actividad que les ayuda a desarrollarse física y socialmente. A la hora de elegir el deporte, debemos de tener en cuenta varios aspectos como es la edad del niño, sus características, o necesidades.
¿Quién debe elegir la actividad? La decisión se debe tomar conjuntamente teniendo claro los aspectos anteriormente mencionados. Si obligamos a nuestros hijos a realizar un deporte que no quieren la consecuencia puede ser nefasta, y si aceptamos sin criterio la elección que hagan nuestros hijos, el resultado también puede ser negativo; por tanto hay que establecer un término medio en el que ambas partes estén de acuerdo.

Algunas recomendaciones a la hora de elegir el deporte adecuado pueden ser:

* Para niños de entre 3 y 5 años, debemos plantearnos consultar primero a su pediatra, ya que aunque para nosotros nuestros hijos se encuentren bien de salud, puede haber en algunos casos problemas respiratorios o físicos que impidan realizar determinadas actividades. En esta edad muchos pediatras recomiendan la natación como el deporte más adecuado. En él se trabaja la coordinación, resistencia, disciplina...

*Para niños de 5 a 7 años, se recomienda que combinen deportes individuales. De esta forma desarrollarán capacidades y habilidades concretas en el deporte individual, pero además ampliarán horizontes con el deporte colectivo, sobre todo en cuando a habilidades sociales se refiere. Es el momento en el que nuestros niños deben apuntarse a deportes como el fútbol, baloncesto...

* A partir de los 8 años, la cuestión deportiva amplía las posibilidades, ya que lo que antes era un juego o diversión puede convertirse en competición. Es decir, en este momento es cuando existe la opción de continuar realizando deporte por ocio y diversión y existe también la posibilidad de formar parte de una agrupación deportiva en la que se compita con otros clubs o asociaciones. Esto significa dedicar un mayor número de horas al deporte, un mayor sacrificio por parte tanto de padres como de los hijos.
Sea cual sea el deporte elegido, es recomendable consultar con el pediatra o incluso con el profesor del colegio antes de comenzar a desarrollarlo, ya que cada niño tiene características muy concretas y nadie mejor que ellos para darnos pautas e ideas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario