domingo, 19 de abril de 2015

Colapso burocrático en Segovia

04-1(106).jpgUna noticia más sobre el descenso de solicitudes en los procesos de adopción. Esta vez se trata de la provincia de Segovia, pero como ya vimos en entradas anteriores esta situación se puede ampliar al resto de las provincias españolas.

A pesar de que algunas comunidades tienen intención de realizar aperturas en nuevos países, el problema, desde mi punto de vista, radica en la excesiva burocracia y la falta de personal, que ralentizan el proceso, en algunos casos, hasta límites insospechables.

Fuente:
http://www.eladelantado.com/noticia/local/211560/segovia_vive_un_drastico_descenso_de_solicitudes_de_adopcion_en_cinco_anos

Segovia vive un drástico descenso de solicitudes de adopción en cinco años
El colapso burocrático, el cambio de requisitos y la crisis económica provocan una caída de más de 67 % de procesos iniciados en la provincia
La provincia de Segovia se ha hecho eco del descenso generalizado que se ha producido en Castilla y León en el número de solicitudes de adopción y al igual que en otras provincias ha invertido en los últimos años la vía de tramitación, dando preferencia a las peticiones de niños protegidos por la Administración regional a los llegados de otros países. Hay que tener en cuenta, entre otros factores, que la tramitación nacional es gratuita, mientras la internacional “tiene unos costes”, según precisa el director técnico de Atención a la Infancia de la Junta de Castilla y León, Pablo Rodríguez Hoyos, que, en todo caso, señala que si bien la caída tiene distinta profundidad, no discrimina.
En el caso concreto de la provincia de Segovia el descenso global ha sido muy pronunciado en los últimos cinco años, ya que se cifra en un 67 por ciento. Así se ha pasado de registrar 43 peticiones de adopción en el año 2010 a solo catorce en 2014. De los procesos abiertos al inicio de la década, 24 estaban encaminados a recibir a niños extranjeros como nuevos miembros de familias segovianas y 19 nacionales, sin embargo, el pasado año, las peticiones internacionales se redujeron a dos (niños de Kazajistán y Vietnam) y las que tenían como destinatarios a niños nacidos en Castilla y León fueron 12.
Los datos de la Consejería de Familia indican que el pasado año fueron adoptados ocho niños en Segovia, cuatro de Castilla y León, uno llegado de China, otro de Bolivia, otro de Filipinas y otro de Vietnam.
Pablo Rodríguez Hoyos asegura que la fluctuación de solicitudes en la adopción internacional tiene que ver con los requisitos que exigen los países y las circunstancias que atraviesan. El colapso burocrático de países que registran un elevado volumen de peticiones, la prolongación de los tiempos de tramitación, la tendencia de algunos estados a fomentar la adopción nacional, unido al hecho de cada vez son más mayores los niños que vienen, hacen que la gente “no tenga el ánimo de adoptar que había hace cinco o diez años”, comenta el director técnico de Atención a la Infancia. También ha influido negativamente la crisis económica que soportan los españoles.
En Castilla y León, el tiempo de tramitación y adaptación es de cinco años, de forma que los padres que solicitaron la adopción nacional en 2010 están recibiendo ahora en sus hogares a los bebés. Rodríguez Hoyos precisa que las familias que abren su vida a menores con alguna característica especial o situación de riesgo tienen que esperar menos. “Los niños pequeños, hasta 18 meses de edad y sanos, son siempre aceptados y por eso hay mayor lista de espera de solicitantes”, comenta el director técnico de Atención a la Infancia. Pero la situación cambia cuando se trata de niños de mayor edad, con alguna enfermedad, discapacidad, antecedentes de familiares con algún problema de consumo o de enfermedad mental, o de varios hermanos, un perfil que muestran el 80% de los niños de adopción en la Comunidad. Entonces son ellos los que esperan. En estos momentos “tenemos a 28 niños en lista activa de búsqueda de familia por sus especiales circunstancias”, informa a modo de llamamiento Pablo Rodríguez.


No hay comentarios:

Publicar un comentario