domingo, 5 de abril de 2015

Semana Santa 2015


Comencé la Semana Santa con muchas ganas. Llevaba unos meses bastante cansado: gripe, gastroenteritis, y mucho trabajo. 
No he tenido internet durante mi estancia en la playa y eso ha hecho que en parte desconecte del mundo. Bueno, para ser sincero, alguna vez he podido conectarme a un wifi, pero han sido momentos esporádicos y la verdad es que no me ha dado para mucho.

Aunque he descansado, dormido, y comido como si me lo fueran a prohibir (seguro que me he traído algún kilito de más, de los que no tenía pensado), no he podido dejar de olvidarme de mis hungaritos.
Cada vez que paseaba por la playa por las mañanas me los imaginaba jugando con las palas y el cubo, y cogiéndome de la mano para ir a coger agua. Los veía retozando por la arena, convirtiéndose en verdaderas croquetas, y a la hora de recoger para ir a casa, metiéndose de nuevo en el agua para esperar a secarse y así estar más tiempo.

Ha sido una Semana Santa completita. No hemos hecho visitas culturales, se trataba de estar un tiempo de relax, de descanso y desconexión.  Creo que en parte lo he conseguido

No hay comentarios:

Publicar un comentario