sábado, 18 de julio de 2015

Haciendo Prácticas (VII) "Platos Húngaros: Sopa de Cerezas"

Hace bastante tiempo que no me meto en la cocina a practicar recetas típicas de Hungría y aprovechando que ahora tengo más tiempo libre he decidido ponerme las pilas.
Hoy os traigo una receta muy sencillita y que es la delicia de los niños (y no tan niños como en mi caso; ya la he probado y está de rechupete). Si a mis hungaritos les gusta la mitad que a mí, me daré por satisfecho.

Se trata de la Sopa de Cerezas. Buscando la receta me he encontrado con dos variaciones: os cuento.
1ª) La receta original tiene como ingrediente principal las "Guindas" en almíbar. Por tanto la receta se debería llamar "Sopa de Guindas". Y se puede tomar como postre (muy frío), o como primer plato (caliente). Que cada uno elija el orden en el menú.
2ª) La segunda versión que he encontrado cambia las "guindas" por "cerezas". Este cambio supone que en el proceso de elaboración habrá que pelar una a una cada una de las cerezas.
En el resto de la receta a penas hay variaciones. Hace un par de días cuando fui a buscar los ingredientes no encontré guindas en almíbar, por tanto mi decisión fue realizar la segunda opción (es decir, realizarla con cerezas/picotas).

Ingredientes:
- 400 gramos de Guindas en Almíbar escurridas ó 500 gr de cerezas (habrá que quitarles el hueso)
- 100 ml de nata para montar
- 100 ml de nata para cocinar
- 50 gr de Azúcar (si la receta se hace con cerezas en lugar de picotas, se pondrán 100 gr de azúcar)
- 800 ml Agua
- 20 gr. de Harina de Maiz /Maizena (si no se posee maizena se puede optar por 30 gr de harina normal)
- Un trocito de canela ó una cucharada de canela en polvo.
- Zumo de medio limón
- Una pizca de sal.

Procedimiento:
- En un cazo ponemos 150 ml de agua con la canela. Cuando empiece a hervir lo mantenemos 4/5 minutos, la colamos y apartamos.
- Escurrimos las guindas en almíbar y las ponemos a cocer con el resto del agua. Si no utilizamos guindas, habrá que deshuesar las cerezas e igualmente poner a cocer con el resto del agua.
- Echamos la pizca de sal, el azúcar, el zumo de medio limón y el agua con canela que teníamos reservado.
- Seguimos hirviendo todo hasta que las cerezas queden blandas.
- En un bol unimos las natas y añadimos la maizena. mezclamos todo bien para que no queden grumos. Cuando esté bien mezclado lo echamos en el cazo donde tenemos las cerezas cociendo, y esperamos 3/4 minutos para que la mezcla espese un poco.
- Dejar enfriar para que la sopa esté fresquita.

Recomendación: 

La mezcla final se puede pasar por la batidora y el chino (pasapurés) para que quede más fina. Si no se hace, la sopa tendrá trocitos de cereza/guindas (es opcional). 
La he probado tanto en caliente (si la elegimos para primer plato) como en frío (para postre) y sin duda (aunque de ambas formas está rica), me quedo con la segunda opción: como postre. 


Como veis no es nada difícil y el resultado es fantástico. Probablemente y puesto que la experiencia ha sido muy positiva, la semana que viene os muestre otro plato húngaro al que ya le he echado el ojo y que además de ser muy sano, parece que es fácil de hacer (os dejo con la intriga....  :)

Espero que os haya gustado.

3 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Pues si, y además es fácil de hacer. Lo he probado en caliente y en frío, y .... me decanto por tomarlo fresquito. Anímate y prueba a hacerla.

      Eliminar
  2. Suena muy muy rico y fresquito. Si se me pasa la pereza de pelar cada cereza... :-)

    ResponderEliminar