jueves, 22 de octubre de 2015

Szandi, una inyección húngara de alegría y emoción


Resultado de imagen de hungría dibujo
Las buenas noticias se van acumulando tal y como os he comentado en las entradas de estos días.
Hace unos días tuvimos una reunión muy especial. Quedamos con una familia que acababa de llegar de Hungría con su hija. Tuvimos la oportunidad de conocer en persona a una hungarita muy singular.
La familia llevaba ya cosa de un mes y medio en España y la niña se ha aclimatado a las mil maravillas. Le cuesta hablar un poco español como es lógico, pero se desenvuelve perfectamente. Se entera de todo lo que uno le dice. Es una maravilla.
Yo desde el primer momento me quedé embobado. No sé lo que pensaría de mi, pero no podía hacer otra cosa más que mirarla, ver sus reacciones, cómo se movía, lo que decía... No paraba de pensar en mis futuros hungaritos y pensar que si esta familia estaba aquí, junto a nosotros, pronto nos tocaría a nosotros.
Estuvimos cenando mientras conversábamos del viaje, de la estancia, del día a día. Szandi (que es como se llama la niña) tuvo un comportamiento ejemplar. Fue curioso ver por ejemplo cómo le gustaba la comida picante, el maiz, cómo elegía el postre... 
Parecerá un poco "grosero" (pido mil perdones), pero mientras conversábamos, desconecté en numerosas ocasiones para ponerme a jugar con ella (pulsos chinos, juegos de posiciones con las manos sobre la mesa...) y a la salida del restaurante.... me esperaba una grata sorpresa. Levantarla en volandas por los aires y terminar dándome un beso fue lo mejor. A ese beso le siguió otro y otro. Reconozco que en varias ocasiones tuve que contenerme, era inevitable que me emocionase.  Szandi, eres muy grande y tu familia también. Sois una gran familia.
Raquel /Rafa, nos hicisteis pasar una velada estupenda. No sabéis lo que significó para nosotros estar con una familia y con su niña en vivo y en directo. Gracias por compartir este proyecto de vida con nosotros.


5 comentarios:

  1. ¡¡Felicidades a la nueva familia!!
    Qué miméticos que son los niños! Y que capacidad de integración/adaptación tienen! Estad contentos, pero no os engañéis. Saben integrarse en el paisaje, pero no entienden todo: sólo se integran, mimetizan... Y es que si creemos que entienden todo nos podemos llevar sorpresas, e incluso exigirles demasiado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando hablo diciendo que entienden todo, me refiero a que en determinadas cuestiones contestan a pesar de que uno piense que no estaban escuchando y además con respuestas acordes a lo que se estaba preguntando.
      Evidentemente llevan poco tiempo en España y aún les falta mucho por aprender, pero me ha sorprendido muy gratamente todos los progresos que ha hecho.

      Eliminar
  2. Hola Roberto,

    Gracias por la entrada de tu blog y por las amables palabras que le dedicas a nuestra nueva y feliz familia.
    Para nosotros también fue especial ya que entendemos perfectamente esa espera que estáis viviendo así que encantadísimos de poder aportar un granito de arena para hacerla un poco mas llevadera.

    Habrá que volver a verse sin tardar mucho

    Estoy convencida de que pronto os tocara el turno a vosotros ( y a algunos mas) y que en la próxima reunión habrá mas hungaritos para disfrutar todos juntos.

    Un fuerte abrazo

    Raquel y Rafa

    ResponderEliminar
  3. Ojalá tengas razón y pronto se convierta en realidad nuestro sueño. Un abrazo muy fuerte para los tres.

    ResponderEliminar
  4. Claro que si Roberto los niños tienen ganas de poder comunicarse con su familia y amigos y eso hace que presten atención a todo incluso a lo que creemos que no entienden todavía.

    Un abrazo a Raquel y Rafa y por supuesto Roberto

    ResponderEliminar