miércoles, 21 de mayo de 2014

Actividades con los niños: Cultivo de verduras, hortalizas...

Ahora que llega el buen tiempo, es el momento de disfrutar de los días que son más largos, tenemos más luz, podemos desarrollar un sin fin de actividades al aire libre. Os propongo que preparemos un semillero para posteriormente trasplantar el cultivo y obtengamos frutos en verano.
El tipo de semillas que podemos utilizar es muy variado: lentejas, alubias o patatas y ajos suelen ser los más recurridos. Sin embargo, también podemos comprar sobres de semillas de multitud de productos: tomates, berenjenas, pimientos, pepinos, calabacín, melón, lechugas..., e incluso plantas para poder condimentar los platos como el perejil.

Yo he hecho la prueba con tomates, pimientos y berenjenas. Primero lo que necesitamos es un recipiente en el que previamente depositaremos tierra de jardín abonada. Este recipiente puede ser desde los vasos de los yogures, tarrinas de fruta, pequeñas macetas... Al ser algo provisional no hace falta que nos gastemos dinero en ello. Como veis practicamente cualquier recipiente nos puede servir.
Debemos de prestar mucha atención a que estos recipientes posean la suficiente humedad y calor para que las semillas puedan germinar sin problemas.
  
Cuando las plantas tienen un tamaño considerable debemos trasplantarlas a otro lugar, bien a una maceta con más capacidad, o bien directamente en la tierra si disponemos de jardín o terreno. Esto es para que las raíces puedan expandirse y la planta pueda desarrollarse adecuadamente. Estos nuevos lugares también es recomendable que los abonemos y reguemos con frecuencia. Lo idóneo es que pudiéramos instalar un riego por goteo que funcione una vez al día, y en temporada de calor dos veces al día.
La hora del riego n debe coincidir con las de más calor, ya que podríamos quemar la planta. Lo mejor es a primera hora de la mañana y a última hora de la tarde.
El siguiente paso es dejar que la naturaleza siga su curso: polinización, esperar a que la planta florezca y posteriormente recoger los frutos.

Todo este proceso es interesante verlo con los niños y que ellos puedan comprender los cambios que se están produciendo día a día. Seguro que estarán deseando probarlos y es un buen aliciente para que consuman frutas y verduras. A veces son los alimentos que más les cuesta comer, pero de esta forma seguro que les resulta mucho más fácil.
Yo he preparado un semillero y estoy a punto de trasplantar algunas plantas, ya os enseñaré los resultados, seguro que os sorprendéis.

2 comentarios:

  1. Q buena idea.. Cuando tengamos a la nuestra lo haremos... Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Resulta muy divertido. También tengo que deciros que resulta más caro que comprarlo en el supermercado, si uno suma el trabajo, tiempo, agua, abono, etc y la producción que va a obtener... Eso si, decir que uno ha comido pimientos o tomates de su cosecha no tiene precio. Y a esto hay que sumarle la ilusión que uno le pone !!!

      Eliminar