domingo, 27 de abril de 2014

Las dificultades de ser padres adoptivos

La adopción supone una nueva etapa en la vida de los padres que abarca diferentes campos. Desde luego hay que olvidarse de esos viajes idílicos en los que la pareja disfrutaba de las excursiones paradisiacas sin control de horarios y de comidas. A partir de ahora hay que plantearse las vacaciones y el tiempo de ocio de otra forma total mente diferente. Estaremos condicionados en múltiples aspectos por la vida de los nuevos pequeños, que deben tener en todo momento un control de esos horarios y del ritmo de vida que toda persona tiene en su día a día.
Además de los quehaceres diarios: trabajo, labores de la casa, ir a la compra, reuniones con amigos, ver tu serie favorita o simplemente echar la siesta habrá que compaginarlos muchas veces “con mucha gracia”, y no desesperarnos. En el caso de tener pareja es más “fácil” de llevar distribuyendo y repartiendo las tareas de forma equitativa, mientras que en el caso de una familia monoparental esto significará un esfuerzo extra, y en este caso la familia juega un papel fundamental tanto por el apoyo psicológico como por el propio esfuerzo físico que representa para una persona sacar adelante a sus retoños.

Detrás de esa carita feliz, sonriente que parece que nunca ha roto un plato, se encuentra un pequeño diablillo que va a ponerte a prueba en todo momento, intentando sacarte de tus casillas. Mantente firme, tienes que estar preparado para lo que pueda suceder.
El problema para los padres adoptantes es doble: por un lado ser primerizos significa un cambio totalmente drástico. El miedo a no saber si lo estamos haciendo bien, si nos estaremos equivocando, si será conveniente o perjudicial, si le estaremos educando correctamente.... Nadie nace sabiendo y con las cosas aprendidas, y desde el fondo de nuestro corazón seguro que estamos poniendo todo el empeño para que las cosas resulten satisfactorias para ambos bandos. Siempre hemos oído que el equivocarse es cosa de sabios, pero si trasladamos esta frase a la educación de un niño la frase asusta.
La vida, los amigos, la familia, la escuela pueden ayudarnos a afrontar de forma fehaciente este asunto.
Por otro lado y teniendo en cuenta el pasado de nuestros hijos que va unido a una "mochila" que puede variar de tamaño, la ayuda en muchos casos irá de mano de profesionales: psicólogos, pedagogos, médicos especialistas... no debemos asustarnos ni tener miedo en este aspecto ya que ponerse en manos de profesionales en muchos casos es lo mejor que podemos hacer.
 
Si se opta por adoptar a más de un niño las dificultades aumentan porque supondrá más trabajo en todos los sentidos. A medida que se acerque el momento los miedos y la emoción irán escalando posiciones. Es curioso que dos calificativos tan distintos vayan creciendo al mismo tiempo con tanta intensidad. En mi caso y aún a cierta distancia de la meta es lo que está pasando. No quiero pensar cómo estaré en el momento que nos digan que tenemos una asignación y que tenemos que preparar el viaje... ¡¡¡Atacadito de los nervios !!!. Lo que si sé seguro es que habrá dificultades y que tendremos que afrontarlas como mejor se pueda.  
 
 
 

1 comentario:

  1. Llevas mucha razón. Habrá que empezar a practicar. ¡Qué divertido! pero también ¡Qué estresante!!!! :)

    ResponderEliminar