martes, 29 de marzo de 2016

Taronchas

Tras unos días de vacaciones, apartado del blog, vuelvo con energía renovada. Los dos primeros días de vacaciones me sentaron bastante bien, pero tanta relajación no es buena, por lo menos en mi caso. A esos dos días buenos le han seguido una semana de catarrazo de los que a uno no le apetece nada (claro, uno se confía... y luego pasa lo que pasa). Ya me he repuesto, ya se sabe, hay que estar al 200% para incorporarse al trabajo (carita de hay que jorobarse para unos días que tengo de vacaciones), jejeje.
Durante estos días estuvimos en Valencia participando de las fallas y acomodándonos a las tradiciones locales. El que peor lo ha pasado ha sido "Cooper" con tantos petardos y tracas. Con tanto ruido, el pobre casi queda afónico de tanto ladrar, y eso que intentó adaptarse a la situación (hasta le pusimos el pañuelo de fallero), que por cierto le sentaba muy bien.

No podíamos irnos sin hacer una pequeña recolecta de uno de los productos típicos de la zona, las taronchas (traducido = naranjas). No hay nada mejor que comerse una naranja recién recogida del árbol. No tiene nada que ver con el sabor de las que venden en el supermercado. Una delicia. Quizá sea por eso que me haya recuperado (o quizás porque ya llevaba 5 días de catarro y ya tocaba reponerme, jejeje). En cualquier caso, os dejo una huella de mi estancia en las tierras valencianas. 
Ojalá estuvieran aquí ya mis hungaritos para poder disfrutar de la playita y hacer una recolecta en familia, seguro que les gustaría. Habrá que aparcarlo para la próxima cosecha.

2 comentarios:

  1. Con el catarrazo que tenía, estaba yo para fotos.... (hubiese estropeado la entrada del blog), jejeje. El importante en este caso era Cooper.

    ResponderEliminar