miércoles, 6 de enero de 2016

Roscón de Reyes, empacho y tradición

Después de unos cuantos turrones, polvorones, peladillas, panetones y de más dulces navideños llega el Roscón de Reyes. Madre mía, voy a necesitar que me lleven en carretilla cuando me incorpore al trabajo, o mejor me voy rodando y así ahorro en gasolina. 

Han sido unas fechas de excesos culinarios y mira que intento ser comedido, pero yo con los dulces soy como "Scratch con su bellota".

Bueno, tengo otros 365 días para recuperarme.... :)
Ayer por la tarde decidimos comprar un roscón y hacer una merienda navideña. La ilusión de encontrar la figurita se desvaneció cuando en el primer trozo mi mujer descubrió la figurita de un Rey Mago. Plof!! La verdad es que se lo podían haber currado un poquito más. La figurita en lugar de ser algo bonito o al menos agraciado parecía haber sido sacado de una película de "Chucky". En fin, deben ser los recortes de la panadería los que han hecho que las figuras sean un tanto... "abstractas" (por decirlo de forma agradable) Decido elegir el siguiente trozo con la mala o buena suerte de que apareció el haba. Otro Plof!!!. ¡Siempre me toca el haba! Como siga acumulándolas voy a tener las suficientes para poder hacer "Fritura de habas con Chistorra". 
Por otro lado pienso, tanto si la figurita me sale a mí como a mi mujer, la suerte nos llegará a los dos de una u otra forma, así que me doy por contento y sigo comiendo roscón (positivos ante todo).

Ya que la entrada de hoy va de roscones me gustaría que conocieseis cuál es el origen de esta tradición, que nada tiene que ver en cómo la vivimos hoy en día. Haré una breve evolución:
Tenemos que remontarnos al siglo II a.C cuando a mediados de Diciembre, tras la finalización de las tareas en el campo se celebraban las denominadas "saturnales" (en conmemoración a Saturno, dios de  la agricultura y las cosechas). Los esclavos en estas fiestas estaban exentos de realizar trabajos. Entre los manjares que preparaban se encontraba una especie de torta hecha a base de miel y de frutos secos.
Fue en el siglo III d.C. cuando se introdujo el haba dentro de la torta. Simbolizaba la prosperidad. Con los años, la torta fue adquiriendo forma de roscón. Esta costumbre no arraigó en todos los países por igual. Fue en Francia donde más peso tuvo.
En el siglo XVIII uno de los pasteleros del rey Luis XV introdujo una moneda de oro dentro de un roscón, con la intención de ganarse la confianza y los favores del rey. Esta tradición se popularizó tanto, que a partir de ese momento la gente ansiaba encontrar la moneda mucho más que una simple haba (la pobrecita haba quedó relegada, snif, snif).
Esta tradición llegó a España de manos de Felipe V. Introdujo la costumbre de meter una moneda dentro del roscón. Con los años esta moneda sería sustituida por una figurita.

Otra cosa, en la actualidad encontramos roscones de muchos tipos, con infinidad de rellenos, pero el verdadero roscón no iba relleno, sino que tenía forma de bollo/bizcocho.

He querido ser breve en la explicación. Se podría haber alargado más, pero creo que con esta síntesis es suficiente para que sepáis cuál fue su origen y evolución. Espero que os haya gustado.
¿Y a vosotros, qué os ha tocado el haba o la figura?


6 comentarios:

  1. Me encanta el roscón relleno de nata! Y lo compro siempre me toque haba me toque figueira y lo desayunamos y lo merendado el día de reyes. Así que con tanto exceso estoy a 2 kgs de que Greenpeace me proteja!!! Ja ja ja!! Bsos y que los reyes de Oriente nos traigan, aunque sea en otra fecha del año, unas alegrias del Este!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también es el que más me gusta. Seguro que nos esperan muchas alegrías.

      Eliminar
  2. Hola, a mi también me ha tocado el haba, así que nada, nos toca pagar el roscón. Pero no me importa porque estaba buenísimo. A parte de que hoy estoy contenta con los reyes porque me han traido el libro mariposas en el corazón, y fue toda una sorpresa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído el libro, pero tengo muy buenas referencias de él.

      Eliminar
  3. La historia es muy interesante pero a mí me han debido engañar... Desde que tengo uso de razón, sólo sale una figurita y nada de habas, no sé si es que en Aragón no es tradición... y siempre había escuchado que al que le sale la figura paga el roscón... en fin, da igual, de todas formas le salió a mi marido al primer mordisco y era un pollo feo, feo, jaja, los recortes serán...

    ResponderEliminar
  4. Si, la verdad es que se lucen con las figuritas estos panaderos... En cambio hay un sitio en León (en el que el premio del Roscón es de 7.000 eurazos), casi nada...

    ResponderEliminar