jueves, 13 de agosto de 2015

Tengo ganas de ...



El tiempo va pasando y los días, semanas se van sumando al acumulado desde que iniciamos el proceso. Hemos recibido algunas noticias de familias que ya han tenido asignación y de otras que ya han vuelto con sus niños. Son de diferentes países. Por un lado me alegra gratamente que estas familias hayan cumplido por fin su sueño, pero por otro lado me da por pensar y preguntarme ¿por qué a nosotros no nos ocurre lo mismo? En el caso de Hungría, no hay ningún orden establecido lo que hace que esta situación sea un poquito más desesperante. El criterio utilizado pasa por escoger a los padres cuyas características sean lo más adecuadas posibles a los niños. ¿tan raros / especiales / difíciles somos, que no hay niños a los que poder asignarnos? 
Día tras día lo pienso, lo sueño e incluso a veces me parece sentirlo. En este momento solo tengo ganas de dos cosas: poder conocerles y darles un fuerte abrazo.
Mi intuición me dice que el momento está cerca, pero de intuiciones no se vive y me gustaría tener algo más concreto a lo que poder aferrarme. Confiemos en el destino y que Dios decida, mientras tanto seguiré soñando, pensando y sintiendo.

18 comentarios:

  1. Ánimos familia! Seguro que conoces la leyenda del hilo rojo, vuestros hijos están allí, solo falta esperar que sea el momento.. La espera es horrible, eterna, pero quiero creer a los que todos los que tienen a sus hijos aquí: vale la pena, se volatiza todo lo duro y de repente empieza por fin la vida en familia!
    Sed fuertes, x vosotros y por ellos!!

    ResponderEliminar
  2. Ya mismo Roberto, seguro que pronto tenéis noticias, mientras tanto a seguir alimentando ese deseo, para que el achuchón que les deis sea fuerte fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero. Eso si, el día que reciba asignación no sabré si hacer fuegos artificiales. Lo que seguro es que os enteraréis todos. Vaya si lo sabréis. jeje. Gracias por los ánimos. Un super abrazote.

      Eliminar
  3. Estamos en la misma situación que vosotros y es muy angustioso los años pasan y las fuerzas flotan. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El día menos pensado recibiremos la buena nueva y nos olvidaremos de los malos momentos. Esperemos que ese momento llegue pronto. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Tus palabras me recuerdan a mi estado de animo!! este proceso es taaaan largo que piensas que nunca te va a tocar, o mejor dicho cuando te va a tocar. En fiin, como dice todo el mundo, todo llega y hay que pasarlo si o si, así que continuaremos apoyándonos mutuamente como buenamente podamos. Saludos
    Aahh soy Carmen y estamos pendientes de asignación en Rusia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas mucha razón. Supongo que cuando tengamos a nuestros peques junto a nosotros se nos pasarán todos los males. Esperemos que sea pronto. Un abrazo y gracias por los ánimos

      Eliminar
  5. Muchas gracias !! Seguro que todo pasa por algo, y en nuestro caso quiero pensar que es por algo bueno. Seguro que nuestros peques están esperando y sólo falta una brizna de suerte para que todo se materialice y llegue a buen fin.
    Pero es que la espera se hace tan larga...

    ResponderEliminar
  6. Mucho ánimo Roberto, hay que ser fuerte!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Momentos de debilidad creo que tenemos todos, y en el momento que escribía la entrada en el blog me puse un pelín decaído. Ya estoy de nuevo al pié del cañón con las pilas cargadas.

      Eliminar
  7. Mucho ánimo Roberto, hay que ser fuerte!!!

    ResponderEliminar
  8. Intentad ser fuertes y seguir con vuestra vida valorando el presente e intentando ser felices, esto es muy duro, pero de nada sirve desesperarse, el tiempo pasa, aunque a veces parezca que no y pronto veréis como siempre merece la pena.Mucho ánimo y estoy segura de que os asignarán unos niños maravillosos y seréis super felices.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias !!!
      Tengo la esperanza de que todo llegará pronto, pero es inevitable tener algunos momentos de bajoncillo. Ya estoy con la moral más alta y cargado de energía positiva. Muchas gracias por los ánimos!!!

      Eliminar
  9. La espera es larga y desesperante. Ver cómo asignan a otras familias y no a vosotros provoca sentimientos agridulces, de alegría por ellos y de nerviosismo por no tener también a vuestros niños. Pero tranquilo Roberto, no tardarán mucho y entonces, cuando veas por fin sus caras, te darás cuenta que tenían que ser ellos y no otros, que ese es el momento adecuado y no antes. ¡Animo que ya queda menos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso pienso yo. Será porque lo que ha de venir merece la pena. Ya estoy más animado. Gracias por tu apoyo y disfruta de tus vacaciones. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar