martes, 22 de enero de 2013

Hacienda

Hay que armarse de paciencia cuando uno tiene que hacer una gestión en la Agencia Tributaria. Eso, o es que nosotros tenemos mala suerte (Ley de Murphy). Nos ha atendido la misma persona que la última vez. Se ha quedado perpleja al enseñarle la documentación que nos llegó a casa. Primero porque la hemos recibido en nuestro domicilio en lugar de recibir la llamada de teléfono; segundo por los errores en los datos personales; tercero por ser incompleta y cuarta y última.... "esa documentación no era la que necesitábamos". Tras un rifi-rafe interno entre empleados de la agencia tributaria, nos han asegurado que de forma urgente recibiremos la documentación solicitada. Nos han pedido perdón. La verdad es que la empleada no ha tenido nada que ver con este problema y se ha portado muy bien con nosotros. Chapó por la empleada.
Ya me hacía ilusiones con tener estos documentos, pero habrá que esperar un poco más.
He hecho copias de todo lo que llevamos recopilado (tres copias) A lo mejor soy un poco exagerado, pero prefiero ser precavido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario