domingo, 3 de agosto de 2014

Familias atrapadas en Etiopía en pleno proceso de adopción. Necesitan ayuda.


El mundo de la adopción internacional no es un camino de rosas. Son muchos los problemas que las familias encuentran en este largo proceso:
Retrasos, paralizaciones, tiempos de espera incomprensibles, etc. Hace unos días me informaron de la situación de dos familias españolas que estaban en proceso de adopción en Etiopía. La situación es francamente grave. Os dejo la información para aquellos que no sepáis lo ocurrido. 



Sylvia y Jero posan con su hijo Mario Tinsae, que cumplirá tres años el próximo septiembre.

Las madres ejercen de portavoces, al otro lado del ordenador. Las comunicaciones son difíciles y, por las tardes, la lluvia provoca cortes de luz, así que la cita por Skype es de buena mañana. Sonia se disculpa: de vez en cuando se le rompe la voz mientras relata el «calvario» que ha llevado a esta madrileña a pedir ayuda a gritos en las redes sociales para poder sacar a su hijo de Etiopía.

Se encuentra desde hace 115 días en un hotel de Adís Abeba, la capital del país africano. No está sola en su aventura. Además de su marido, Rubén, le acompaña otra pareja en la misma situación: Sylvia y Jero. No se conocían hace cuatro meses, pero hoy son casi familia. Los cuatro comparten habitación y via crucis, con dos niños etíopes: Mikel Tamirat, que cumplió un año el pasado 22 de junio, y Mario Tinsae, que soplará tres velas en septiembre. Son hijos suyos desde el pasado 1 de abril, pero no los pueden sacar del país.
Sonia y Rubén, Sylvia y Jero iniciaron los trámites de adopción en 2006. Eligieron Etiopía porque les parecía un país «fiable» («anda, que si lo llegamos a saber...»). El proceso judicial obligatorio para la adopción en el país africano les hizo padres el pasado 1 de abril. La vuelta estaba prevista para finales de ese mes, pero un problema burocrático hizo que el juez revocara la sentencia: uno de los documentos había sido supuestamente falseado por el director del hospicio, que se encuentra desde entonces en busca y captura. El 5 de junio comenzó un segundo juicio en el que se instaba al Ministerio de la Mujer de Etiopía (Mowa) a redactar de nuevo el documento de forma «rápida y urgente» para proceder a la readopción: «Mismos niños, mismos padres». Mikel y Mario podían vivir con sus nuevas familias durante el proceso.
El escrito, en esta ocasión, se tenía que rehacer a nivel regional, debido a un conflicto competencial. Sin embargo, el Mowa de la región de Pueblos del Sur, de donde proceden los niños, se negó a hacer este trámite porque decía estar «en contra de la adopción», a pesar de que se certificó que el origen de los niños era «limpio». «Y ahí nos hemos quedado», suspira Sylvia. La cosa se complica en verano, porque el juzgado cierra durante agosto y septiembre. «Tenemos visado hasta el 29 de septiembre y, si nos vamos, los niños vuelven al orfanato», afirman los españoles.
Sonia y Rubén, Sylvia y Jero apelan desde junio a las instituciones españolas en busca de «una llamada que desbloquee el proceso». El Instituto de la Familia de la Comunidad de Madrid envió una carta, avalada por el Ministerio de Servicios Sociales, al Mowa solicitando que se agilizaran los trámites para la adopción de los dos pequeños. «Han hecho todo lo que han podido», reconoce Sonia.
Los cuatro meses de periplo han pasado factura a las cuentas de las dos parejas. Sylvia, además, ha perdido su trabajo. «Estamos en la ruina total, vivimos de la ayuda de nuestras familias. Cuando volvamos no podremos ni mantener la casa, pero ahora lo importante es salir de aquí los seis», dice. «Estamos completamente solos en esto. Entre la injerencia y el abandono debería existir un término medio».

Tras leer la noticia, me pongo en situación y no quiero pensar por lo que están pasando. Ayer recibí un correo electrónico para la recogida de firmas de manera que el Ministerio de Asuntos Exteriores pueda intervenir en esta problemática. Llevan recogidas unas 61.000, pero aún necesitan 14.000 más. Os pongo el enlace por si alguno queréis colaborar en la petición:

No hay comentarios:

Publicar un comentario